Agencia Mayo Lanza Webserie de Social Listening

Street talks copia

Siguiendo la tendencia de entregar contenido de valor a los consumidores, la agencia FCBMAYO Chile acaba de lanzar Street Talk, su propia web serie que cruza datos de research digital y social listening con la opinión directa de los consumidores.

La serie, que será emitida a través de las redes sociales de la agencia tales como You Tube, Facebook y Twitter, consiste en salir a la calle a buscar respuestas y confirmar hipótesis sobre el comportamiento de los usuarios en internet. Todas las semanas se lanzará un nuevo capítulo con el objetivo de agilizar la toma de decisiones y la producción de campañas y contenidos afines a las necesidades de los clientes. El primer capítulo trató sobre los jóvenes y las redes sociales; y el segundo, sobre el uso de éstas mientras vemos televisión.

“La idea surgió de la necesidad del ‘walk the talk’: Si vamos a decirles a nuestros clientes lo importante que es crear contenido de valor para los consumidores, tenemos que partir por casa”, cuenta Javier Yranzo, gerente general de FCBMAYO.

“Empezamos a buscar ideas que fueran valiosas para todos, que fueran factibles de producir en nuestro propio estudio y que sumaran valor a nuestro día a día. Ideas que nos obligaran salir a la calle, estar en contacto con gente de verdad. Así fue como nació Street Talks”, detalla Yranzo.

Actualmente existen múltiples herramientas de estadística e infinidad de datos. No obstante, para interpretarlos correctamente se hace fundamental conocer parte del contexto, que es lo que permite empatizar, entender y anticipar el comportamiento del consumidor. Esta información es la que permite delinear campañas con contenido de calidad, que demuestre la efectividad del producto o servicio que se está comunicando.

Los videos están disponibles en:

– Los jóvenes y las redes sociales: http://youtu.be/IkBbhM1Hso4

– Televisión y redes sociales: http://youtu.be/T2VVK1LA6Cw

Anuncios

Mientras Foursquare Agoniza, Facebook Cosecha

facebookplacetips

Ya no cabe duda que lo de Foursquare es sólo cuestión de tiempo. Y mientras esperamos algún desenlace fatal, a lo que se suma que apps como Zomato, Yelp y TripAdvisor sacan cuentas alegres por la crisis de identidad que sufre el gigante, Facebook lanzó “Place Tips”, solución que por ahora está disponible para iOS y que a través de la app cargada en tu Smartphone, cruzará datos, geoubicación y tips dejados por usuarios de la red social y amigos, comentándote como está el lugar donde andas.

“Place Tips” es como un Foursquare, pero potenciado y el plus es que está sobre la plataforma social que todavía la lleva en el planeta. Su potencial es gigante ya que con una comunidad más activa y polifacética, el complemento puede ayudar incluso a mejorar la percepción y la fidelidad de los usuarios con la app móvil, que siempre ha sido criticada y mal calificada.

Por el momento está siendo probada en algunas zonas de Nueva York. Tras la operación y si funciona como sus creadores quieren, no se descarta que salga del cascarón para el resto del mundo.

“Place Tips” abarca todo, incluyendo restaurantes, lugares en general, centros de compras y otros. Muestra críticas e info social dejada por servicios y productos. También se pueden compartir fotos y calificaciones. Los usuarios, además, tienen la posibilidad de apagar el complemento si lo desean, de forma transitoria o permanente.

Análisis del Nuevo Sony Xperia Z3: Interesante y Caro Juguete

17_Xperia_Z3_Tablet_Compact
Desde el lanzamiento de la línea Z de Sony, cuya estrategia es presentar al mercado un teléfono flagship (tope de línea) que pueda ser un ejemplo en Android y acercarse en características, diseño, prestaciones y posicionamiento, a lo que hoy es iPhone: Transversal y aspiracional; ha resultado ser un experimento interesante que da que hablar… No así en ventas.

Partamos por el origen: El Xperia Z, en su momento, fue a todas luces un avance y un dolor de cabeza: Pantallas que se quebraban de forma espontánea, tapas de seguridad contra polvo y agua que se vencían, poca capacidad de almacenamiento y actualizaciones a nuevas versiones de Android muy, pero muy tardías, causaron un poco de escozor en sus clientes, por no decir mucho.

El Z1 tampoco lo hizo mejor. A 4 meses de lanzado el Z, su sucesor fue más que nada un mejoramiento y un “enchulamiento” del primero. Mejores materiales, procesador y software lo convirtieron en un equipo alabado, pero también criticado por la pobre funcionalidad de su cámara a pesar de su lente G Sony, algo que fue mejorando ostensiblemente con las 4 actualizaciones que ha recibido durante el último año.

El Z2 fue un intermedio que no alcanzó fama. Fue también un potenciamiento de los errores del Z1 y que llegó al mercado 6 meses después. Y tras esto, tenemos en nuestras manos el Z3, modelo que se estrenó en Chile faltando noventa días para que el Z4 se presente en la CES de Las Vegas 2015.

Independiente de si es correcta o no la estrategia de estar cada 150 días estrenando un equipo cercano a los US$ 800 en Estados Unidos (en Chile cuesta US$ 1200), el Z3 muestra algunos avances importantes que lo convierten en un equipo absolutamente deseable y conveniente de tener. Acá algunas coas que nos llamaron la atención:

· Mayor duración de la batería: Sony asegura que aguanta hasta dos jornadas encendido en stand by. Gracias a los 3000 mAh, efectivamente es posible, pero conectado a 4G y dándole un uso intensivo, el teléfono efectivamente no se apaga a las 8 de la noche como ocurre con el 99% de los actuales smartphones. Que dure dos jornadas, difícil, pero es un tremendo aporte. El sistema incluye la tecnología de carga rápida, por lo que es posible tenerlo al 100% en pocas horas.

· Mejor estructura: Foros de internet aseguran que el frontis de la pantalla es Gorilla Glass Class III, sin protección vulcanizada (como en el Z, Z1 y Z2). Soporta rayas y abrasiones simples sin problemas. El trasero viene cargado con DragonTrail. El chasis y estructura es soportada por aluminio, con bordes totalmente redondeados. Es bastante más delgado que sus antecesores y su peso no supera los 170 grs, o sea más liviano que el Z1, por ejemplo

· Mejor pantalla: Nada que decir. La resolución es QHD, aunque requiere de un pequeño ajuste en el balance de blancos ya que los colores están ligeramente rojos de fábrica, es fenomenal.

· Mejor cámara: Sigue siendo el sensor de 20.7 megapixeles y lente Sony G. El procesador BionZ es más avanzado por lo que toma fotos más velozmente, cuenta con más efectos y logra resultados finales de mejor calidad que sus antecesores. De hecho las fotos logradas se asemejan mucho a una toma con cámara réflex del tipo “entrada o entusiasta”. Difícilmente encontraremos mejores fotos en Smartphones que en el Sony Xperia Z3.

· Mejor sonido: Comparado con sus antecesores, el Z3 por fin termina con el karma del bajo volumen. El sistema muestra un fuerte nivel en el auricular, por lo que ya no resulta complicado hablar con él en exteriores. Y en cuanto a reproducción, usa los orificios del auricular y micrófono como salidas de audio externo estéreo, las que juntas se escuchan bastante bien. Sin fidelidad, pero se escuchan fuerte y claro.

· Salvavidas: Incluye un “botón de pánico” alojado al costado del calzo de la Sim Card, que permite resetear el teléfono manualmente, cuando el sistema Hard Reset falla. 5 segundos y listo, teléfono funcionando.

Algunos puntos en contra:

· Partamos por el precio: A 3 meses de liberarse en Estados Unidos, el Z3 se vende en pocos lugares y a un precio promedio de US$ 700. En Chile está hace un par de semanas y su costo es de US$ 1000. Suficiente para endeudarte por un año.

· El software: Aunque estamos usando un sistema completamente liberado de fábrica, Sony incluye ciertas aplicaciones que no permiten ser desinstaladas, como LifeLog, que es un elemento esencial para leer y entregar métricas en el uso de su smartband. Y no es posible desinstalarla.

· Audio de notificaciones: Por defecto, las notificaciones se escuchan varios decibeles más abajo que el sonido tradicional. No hay mucho que hacer excepto afinar el oído.

· Ajuste de pantalla: Al ser más grande y alargado, los íconos aumentaron de tamaño y también su relación de aspecto. Se ven algo raros al principio, para los acostumbrados a trabajar con la hermosa UI de Sony Xperia, pero nada grave.

· Durable, pero delicado: Al seguir siendo de cristal, es propenso a fracturas y destrucción, por lo que hay que forrarlo en micas o protectores, más una carcasa trasera que le quita la belleza original. Tal vez por el precio el usar kevlar, fibra de carbono y cristal de zafiro, hagan la diferencia en el futuro. Mientras eso no ocurra, tome las providencias para salvaguardar la inversión.

· Ojo con las tapitas: Sony redujo de 3 a 2 las tapas exteriores. Siguen siendo una bomba de tiempo para su hermeticidad, así que, aunque estas sean mejores en calidad y ajuste, evite jugar en la bañera o la piscina con él. Se rumorea que al menos el Z4 terminará con el problema.

· Tiende a calentarse: Usando aplicaciones fuertes y conectado a 4G, el equipo tiende a calentarse, lo que impide usar la función de la cámara. Tenga en cuenta esto ya que sucede con frecuencia para usuarios avanzados.

Veredicto: Gran equipo que deja satisfecho a los más exigentes (a nosotros, mucho). Vale la pena comprarlo si lo suyo es gastar onerosas sumas de dinero por estos equipos, cada 5 meses. Para el resto, existe…

Garmin Edge 510: La Perfección Para Ciclistas

G510
El ciclismo dejó de ser hace años un asunto simple basado en sentarse en dos ruedas y pedalear mirando las nubes. Con la llegada de marcas de alta gama al mercado chileno como Cannondale, Scott, Specialized y otras tradicionales que están apostando al high end como Trek y GT, los nuevos ciclistas también buscan la perfección en cuanto a las distancias, rutas, calorías y en general, quieren saber sobre la performance que están logrando al desplazarse con sus bicicletas por el congestionado Santiago.

Para lograrlo hay tres alternativas: La básica basada en la instalación ciclocomputadores cuyo costo oscila entre los US$ 60 hasta US$ 250 donde marcas como CatEye y Polar destacan y bastante, aunque su exactitud puede mostrar márgenes de error de hasta 15% debido a que su lector de cadencia / velocidad no es lo suficientemente perfecto.

Le siguen las apps para smartphones como Endomondo y otros más,  los  que conectando el equipo a la red de celular más el GPS, calculan distancia y velocidad, sumado a otros adicionales como calorías y hasta altura.

Y para los más avanzados están los ciclocomputadores basados en GPS nativo. Garmin por ejemplo estrenó en la CES de 2014 su modelo Edge 510, que dentro de la gama para ciclistas es considerado como de segmento medio, ya que no incorpora mapas ni tampoco navegación.

Sin importar lo anterior y tras duras pruebas podemos comentar algunas cosas de este modelito que realmente sorprende.

Configuración:

Bastante básica e intuitiva. Si estás acostumbrado a lidiar con smartphones y sistemas GPS, el arranque primario del Edge 510 resulta simple. En menos de 5 minutos es posible tenerlo listo para salir a andar con él

Accesorios:

Garmin Edge 510 Team_01[1000x700]El modelo Team Garmin Edge 510 Bundle es el mejor y el más completo ya que incluye junto al computador, tres tipos de montajes (dos para urbano y mountain bike y uno para bicicleta de ruta) los que son bastante confiables, firmes y de buena factura. Sumado a eso incorpora sensor de cadencia para conocer la cantidad de pedaleos que imprimes en la bicicleta y, además, incluye un monitor de frecuencia cardíaca, el cual cuenta con una banda con electrodos los que deben mojarse profusamente para que el sistema registre la actividad. El costo en Amazon es de US$ 400, pero vale la pena ya que en sí mismo los adicionales cuestan la mitad del paquete. El sistema básico está en US$ 324.

Lo que importa:

La conexión al GPS es bastante veloz. En días despejados no tarda más de 15 segundos en adquirir el satélite. La interfaz simple y clara muestra en una pantalla el tiempo de recorrido, la velocidad, distancia, frecuencia cardíaca, altitud, cadencia, calorías y temperatura ambiente. Es posible incluso programarlo en dos sistemas: Entrenamiento, para que registre recorrido y performance y carrera, que graba las vueltas y tu performance completa.

Adicionalmente y gracias a su sincronización con la App Garmin Connect, es posible guardar en tu Smartphone tus registros históricos, acceder a tus recorridos realizados a través de Google Maps, estadísticas avanzadas, compartirlas por redes sociales y, además, transfiere información hacia el Edge 510 sobre el clima del día, por lo que es posible mientras estás conduciendo, que el sistema te avise los pronósticos según la zona de desplazamiento.

Rendimiento y calidad:

El producto sigue siendo armado en Taiwan,  y esto se agradece ya que las terminaciones son de alta calidad. Soporta fácilmente caídas y pequeños impactos y viene previamente sellado para resistir humedad y salpicaduras de agua propias de la actividad al aire libre (protocolo IPV4). No aguanta eso sí inmersiones. Los expertos recomiendan comprar protectores de silicona traseros y también mica protectora para su pantalla, que aunque es táctil, su tecnología se basa en puntos de presión, por lo que es relativamente flexible y propensa a rayarse.

Lo que hay que tomar en cuenta:

Primero, el precio. Es un “juguete” extremadamente caro, por lo que hay que cuidarlo y usarlo con precauciones, aunque esté diseñado para resistir deportes extremos. En competencias de alto nivel y en terrenos extremadamente agrestes y duros es recomendable abstenerse, total para qué querer perder un equipo de US$ 400 si no lo vas a estar consultando.

La pantalla si bien soporta muy bien el sol imperante, dependiendo del ángulo de instalación, muestra un reflejo algo molesto.

La autonomía es decente. Si bien por manual anuncia “hasta 20 horas”, Garmin no se ha hecho famoso por colocar baterías de alta gama en sus equipos, por lo que se degradan rápido y su autonomía decae con el paso de las cargas.

En cuanto al update, Garmin cuenta con una aplicación descargable que de forma amistosa detecta y carga nuevas funciones o corrige errores. Tras el reinicio, la unidad pierde su conectividad con la aplicación Garmin Connect y con tu Smartphone, por lo que hay que resincronizar todo. Y durante el proceso puede mostrar varios errores, por lo que hay que tener paciencia.

¿Vale la pena? Si lo que buscas es perfección total para tus salidas en bicicleta y eres un obsesionado con las estadísticas, claro que sí, pero dolerá el bolsillo.

Jugamos FIFA 15, Y Nos Gustó. Y Mucho

FIFA15

La guerra por ser el mejor juego de fútbol suma y sigue. A las innovaciones que ha colocado Konami para PES que incluyen algunas ligas locales, comentaristas chilenos y la Champions League, FIFA de EA por su lado está tomándose en serio el fenómeno del balompié que hoy, en Estados Unidos al menos, lo posiciona como uno de los 3 deportes más populares entre los fanáticos. Y esto se hizo notar en la versión 15 del juego, el que sin lugar a dudas es la mejor a la fecha.

Con un nuevo motor gráfico llamado Ignite, se lograron mejores interacciones con el público, gráficas más depuradas, se eliminaron errores (como los cielos negros cuando la cámara daba un contrapicado en cancha, por ejemplo) y hay rostros de los jugadores mucho más cercanos a la realidad que la versión anterior. De hecho, también facilitó movimientos más humanos, caídas y roces más creíbles y disparos certeros que generan una atmósfera realista.

La IA de FIFA 15 versus FIFA 14 también es destacable. Los jugadores al tener mejor química y más experiencia, entienden mejor las jugadas, no cometen errores garrafales como el no proyectarse (a veces con un jugador solitario adelante, el habilitador la tiraba para atrás) y también, se eliminaron algunos fallos que te hacían gritar de rabia, como por ejemplo, ver jugadores parados que esperaban que les llegara la pelota en vez de ir a buscarla cuando se les tiraba un pase en corto (como vemos seguido en el campeonato nacional).

La administración del equipo en todos los modos de competencia, incluyendo FIFA Ultimate Team (FUT), también mejoró. La disposición de las piezas del equipo y la interfaz para hacer cambios rápidos son más entendibles, así como la posibilidad de asignar tareas específicas a ciertos jugadores, como pedir que los laterales se proyecten y el mediocampo se mantenga retrasado. Esto puede hacerse jugador por jugador, lo que permite una experiencia táctica mucho más rica.

En modo FUT, los desafíos para el DT (13 en total) cambian un poco de FIFA 14. Son algo más complicados y menos restrictivos. El mercado de transferencias funciona mucho mejor que en 14, siendo más estable, veloz y con mayor disponibilidad para la compra de jugadores y souvenirs. De hecho se agregó la versión de sesión o préstamo, por si no tienes mucho dinero, puedes arrendar el pase de una estrella por algunos partidos y listo, lo devuelves y cumples el objetivo. Genial.

Los comentarios en español de manos de Mario Alberto Kempes y Fernando Palomo siguen siendo interesantes, agradables y acompañan muy bien al ritmo del partido. Lamentablemente EA no dio espacio para mejorar la cantidad de alternativas de frases, por lo que no hay muchos cambios tanto en lo que se vio en FIFA 14, FIFA WORLD CUP Brasil y FIFA 15: “Ootro gol y este partido está totalmente desequilibrado” (cuando vas goleando o te van goleando), sigue ahí, intacto.

Electronic Arts presentó el juego en dos modalidades. La versión Ultimate que vale un 15% más que el normal, incorpora 40 sobres de packs de oro para FUT, los que deben cobrarse antes de la primera semana de octubre de 2014 y te da derecho a un pack semanal, el que si no lo desbloqueas periódicamente, lo pierdes. Una gran ventaja si lo que quieres es desarrollar el manager que llevas dentro.

El modo online mantiene sus características, aunque si de verdad no eres experto, será frustrante, porque los goles llueven en tu arco.

Los creadores siguen, eso sí, sin permitir que tu equipo en modo FUT que desarrollaste durante un año en el juego anterior, lo transfieras al siguiente. Si tienes monedas también las pierdes. Sólo se mueven los puntos por experiencia que te permiten adquirir desbloqueables… Algo ayuda.

¿Vale la pena? Sin duda. FIFA 15 hoy es el mejor juego de futbol disponible gracias a su nueva IA, gráfica y posibilidades, que incluye a las mejores ligas del mundo incluyendo la chilena, pero dejando fuera al Brasileirao.

Lo siento PES, tu tiempo ya pasó.

Destiny: El Juego del Año Que Ya Está Ganando Enemigos

1377131650-destiny-07

Destiny sigue rompiendo records en la historia de los videojuegos. A las hordas de fans y jugadores que han pasado días sin dormir por su adictivo sistema de MMO que mezcla campaña, rol y multiplayer online, ahora comienzan a aflorar las primeras críticas y detractores. Y esta vez en masa.

Tras algunas semanas al aire, analistas y también los más acérrimos jugadores ya comienzan a cansarse un poco del shock de Destiny. Si bien muchos fans agradecen su parecido en el estilo y jugabilidad que mostró Halo, otros consideran que el título es una copia evolucionada de la saga que hizo famoso a Master Chief.

Sumado a esto, Destiny no estaría agradando a sus seguidores debido a una historia algo simplona, que fue puesta como accesorio para justificar una larga campaña, tan larga que incluso comienza a hacerse repetitiva y que con el paso de las horas o días, sólo presenta gigantescos aumentos de dificultad en acabar con los enemigos… pero nada más que eso. De hecho en etapas finales, algunos jugadores han reclamado que el malvado de turno sólo cae tras media hora de recibir disparos sucesivos, algo que raya en lo ridículo y otros, los más fanáticos, han puesto en alerta a los players, sobre la dificultad de alcanzar ciertos objetivos y reliquias que superan las capacidades de un usuario promedio, lo que está haciendo que algunos abandonen Destiny y se rindan.

Adicionalmente a lo anterior, a Bungie ya le han llegado sus buenos azotes de parte de la comunidad Destiny debido a inestabilidad de sus servidores, los que han hecho que miles de jugadores salgan expulsados de los juegos online y también a aquellos que jugando campaña, pierden todo lo avanzado al ser desconectados sin motivo. Algo que acrecienta una fuerte falla en el diseño, ya que cuando están en modo campaña, no se puede pausar ni tampoco apagar, simplemente tienes que terminar o comenzar de nuevo, lo que resulta francamente molesto.

La compañía al menos no hace oídos sordos y esta semana liberó un parche para mejorar la estabilidad del sistema y también, suavizar un poco la adversidad de algunas etapas claves tanto en la Tierra como en la Luna.

Las Razones de Porqué Destiny es el Juego del Año

Destiny-GI-Cover

Destiny se ha convertido en el fenómeno de la década (y podría ser de la historia) de la industria de los videojuegos. 5 años de desarrollo, US$ 500 millones gastados, 500 personas trabajaron en levantarlo, fue testeado por 4 millones de jugadores… Y demoraron 1 día de venta en recuperar lo invertido.

Con una campaña publicitaria y digital nunca antes vista, está claro que si no estás “en modo Destiny”, no eres nada.

Hasta el momento las críticas sólo han ensalzado la apuesta de ActiVision (editores de Call Of Duty). 150 premios y nominaciones durante sus presentaciones públicas y decenas de miles de fanáticos que hicieron cola durante la noche previa al lanzamiento (9 de septiembre de 2014), para ser los primeros en llegar a casa y pasar el día jugando online.

Bungie, quien fue la musa inspiradora y la responsable de dar vida a la saga Halo para Xbox y Xbox 360, tras su separación de Microsoft, firmó un contrato multimillonario por 10 años con ActiVision, para asegurar al menos tres secuelas más del juego, que mezcla de una forma magistral, una campaña excitante, un multijugador dinámico y un juego de rol, que nos hace recordar los mejores momentos de Elders Scroll Oblivion y del incomprendido Mass Effect.

Más allá de hablar de lo que todos ya saben, es bueno poner énfasis en algunas cosas que son parte del análisis profundo que pocos han dimensionado: La forma en cómo Bungie pudo crear este universo envolvente que alguna vez quiso transformar para Halo, pero que finalmente quedaron en buenas intenciones.

Música

La banda sonora está en las manos del talentoso Martin O’Donnell, quien compuso una hora de música, junto a Michael Salvatori. Paul McCartney también contribuyó en las partituras, las que se grabaron entre 2013 y 2014 en Abbey Road Studios.

Tras finalizar el soundtrack, O’Donnell fue despedido por Bungie, pero su legado es feroz. La música energizante, envolvente, estremecedora, recuerda los mejores pasajes de Halo 3 y Halo Reach, cuando en el fragor de la batalla, las melodías al estilo concierto ayudaban a crear sin lugar a dudas una experiencia épica que pocos jugadores han podido olvidar. A tal punto que Halo 3 fue en su minuto la banda sonora de un videojuego más vendida del mundo y ya en foros de discusión se está pasando el dato de cómo conseguir la de Destiny.

Jugabilidad e IA

Para los habituados a Halo, el tomar las armas de Destiny será completamente natural. Los poderes especiales son fáciles de invocar, el manejo del fuego ante oleadas de enemigos también. Se agradece que siempre existan recursos (aunque escasos) para mantener un poder de fuego que está al límite pero que es difícil que te deje en cero. Ciertos tipos de enemigos dejan en el suelo cargadores para tus armas principales tras una fuerte escaramuza, por lo que luego de la masacre, hay que recorrer el campo para recogerlas.

Destiny_09

En cuanto al mapa, prácticamente sin errores, deja espacio para que cada recoveco, caverna o acantilado sirva para posicionarse y jugar al francotirador, con el objetivo de despejar la zona antes de avanzar, si juegas en modo campaña.

La IA de Destiny es sorprendente y demuestra que el centralizar la jugabilidad en sus servidores, resulta mejor que hacerlo en cada consola. No es un juego en streaming, pero sí mucho del comportamiento de los enemigos y el posicionamiento de tropas, son claramente comandados externamente, hecho que permite que el juego estudie tu manera de desenvolverte en el mundo Destiny y con ello vaya aumentando la complejidad y la “inteligencia” de tus oponentes.

Por eso, ya no es raro ver que ciertos enemigos que están posicionados a larga distancia, no caminen haciendo un recorrido establecido (patrulla) o dando vueltas elípticas, lo que servía antes para poder abatirlos sin mucha dificultad. Destiny de hecho, tras tus primeras 3 horas ya tiene claro cómo juegas y hace que los adversarios en modo campaña se comporten en el enfrentamiento en la forma que más te complica jugar, lo que hace que sea un desafío, más que pasar el rato.

En cuanto a vehículos e historia, Destiny también basa mucho de su desarrollo en Halo. Tienes una inteligencia artificial que te acompaña y te guía durante el desarrollo de la campaña. Puedes robar y usar vehículos de tus enemigos y sumado a eso, con el paso de los niveles de experiencia, puedes ir equipando a tu personaje (elegible entre 3 razas diferentes) con armadura, armas, talentos y poderes especiales. Por lo mismo, en el modo multiplayer (otro universo aparte) las diferencias entre un enemigo nivel 20 versus uno de nivel 6 (equivalente a unas 3 o 4 horas de juego) es sencillamente brutal.

Es Destiny, No Halo

Para jugadores algo viejos y avanzados que tuvieron la suerte de jugar Xbox y Xbox 360 y que han pasado por toda la saga Halo, hasta antes de Destiny existía una especie de depresión por la salida de Bungie desde Microsoft, algo que quedó completamente ratificado con Halo 4, una plástica y muy mala secuela de la trilogía original y que dio inicio al menos a 3 más que se vienen para Xbox One.

Lo que no tiene hoy Halo, lo tiene Destiny y que es lo que vuelve locos a los jugadores: Corazón y mística. Los diseñadores logran con Destiny colocar al jugador como el centro de la trama y de los destinos del universo. No eres una persona que maneja al personaje para lograr un objetivo: Tú eres el personaje, tú estás dentro del mundo, tú eres el que debe convertirse en leyenda y terminar el juego con el máximo honor y experiencia. Si bien la historia del modo campaña está bien direccionada, existen ciertas decisiones que tomas durante el tiempo de juego que pueden ayudar a mover la balanza a favor o no de adelantar el desenlace.

Pero Destiny no es Halo. Se parece mucho en su estructura y en su ADN, lo que fascinará a los jugadores de PlayStation quienes por años miraban con desdén a su competencia y cómo millones de fanáticos gozaban con un juego exclusivo que los hacía sentirse parte de una cofradía.

Destiny universalizó el motor de Halo, su IA, su jugabilidad y su ADN. Expandió sus horizontes hasta niveles ilimitados, con más de 12 horas de campaña (que incluso perfectamente pueden llegar a 18 o 20), un modo multijugador en línea masivo bestial y adrenalínico y también, una historia interesante (aunque no es lo mejor) que si bien abandona el concepto de superhéroe con que se levantó a MasterChief, pinta claramente para que sea el comienzo de una saga que podría terminar siendo épica con los años.

Está claro que Destiny es un gran arranque, como lo fue Halo Combat Evolved. El juego está generando millones de fanáticos, jugadores online por toneladas, críticas benevolentes y un ejército de seguidores que tras esto, querrán más. No se me ocurre cómo podrían ya superar este universo, que definitivamente es el más apoteósico y masivo jamás creado en la industria del entretenimiento digital. Pero es posible que Bungie y ActiVision ya lo tengan claro.