Jugamos FIFA 15, Y Nos Gustó. Y Mucho

FIFA15

La guerra por ser el mejor juego de fútbol suma y sigue. A las innovaciones que ha colocado Konami para PES que incluyen algunas ligas locales, comentaristas chilenos y la Champions League, FIFA de EA por su lado está tomándose en serio el fenómeno del balompié que hoy, en Estados Unidos al menos, lo posiciona como uno de los 3 deportes más populares entre los fanáticos. Y esto se hizo notar en la versión 15 del juego, el que sin lugar a dudas es la mejor a la fecha.

Con un nuevo motor gráfico llamado Ignite, se lograron mejores interacciones con el público, gráficas más depuradas, se eliminaron errores (como los cielos negros cuando la cámara daba un contrapicado en cancha, por ejemplo) y hay rostros de los jugadores mucho más cercanos a la realidad que la versión anterior. De hecho, también facilitó movimientos más humanos, caídas y roces más creíbles y disparos certeros que generan una atmósfera realista.

La IA de FIFA 15 versus FIFA 14 también es destacable. Los jugadores al tener mejor química y más experiencia, entienden mejor las jugadas, no cometen errores garrafales como el no proyectarse (a veces con un jugador solitario adelante, el habilitador la tiraba para atrás) y también, se eliminaron algunos fallos que te hacían gritar de rabia, como por ejemplo, ver jugadores parados que esperaban que les llegara la pelota en vez de ir a buscarla cuando se les tiraba un pase en corto (como vemos seguido en el campeonato nacional).

La administración del equipo en todos los modos de competencia, incluyendo FIFA Ultimate Team (FUT), también mejoró. La disposición de las piezas del equipo y la interfaz para hacer cambios rápidos son más entendibles, así como la posibilidad de asignar tareas específicas a ciertos jugadores, como pedir que los laterales se proyecten y el mediocampo se mantenga retrasado. Esto puede hacerse jugador por jugador, lo que permite una experiencia táctica mucho más rica.

En modo FUT, los desafíos para el DT (13 en total) cambian un poco de FIFA 14. Son algo más complicados y menos restrictivos. El mercado de transferencias funciona mucho mejor que en 14, siendo más estable, veloz y con mayor disponibilidad para la compra de jugadores y souvenirs. De hecho se agregó la versión de sesión o préstamo, por si no tienes mucho dinero, puedes arrendar el pase de una estrella por algunos partidos y listo, lo devuelves y cumples el objetivo. Genial.

Los comentarios en español de manos de Mario Alberto Kempes y Fernando Palomo siguen siendo interesantes, agradables y acompañan muy bien al ritmo del partido. Lamentablemente EA no dio espacio para mejorar la cantidad de alternativas de frases, por lo que no hay muchos cambios tanto en lo que se vio en FIFA 14, FIFA WORLD CUP Brasil y FIFA 15: “Ootro gol y este partido está totalmente desequilibrado” (cuando vas goleando o te van goleando), sigue ahí, intacto.

Electronic Arts presentó el juego en dos modalidades. La versión Ultimate que vale un 15% más que el normal, incorpora 40 sobres de packs de oro para FUT, los que deben cobrarse antes de la primera semana de octubre de 2014 y te da derecho a un pack semanal, el que si no lo desbloqueas periódicamente, lo pierdes. Una gran ventaja si lo que quieres es desarrollar el manager que llevas dentro.

El modo online mantiene sus características, aunque si de verdad no eres experto, será frustrante, porque los goles llueven en tu arco.

Los creadores siguen, eso sí, sin permitir que tu equipo en modo FUT que desarrollaste durante un año en el juego anterior, lo transfieras al siguiente. Si tienes monedas también las pierdes. Sólo se mueven los puntos por experiencia que te permiten adquirir desbloqueables… Algo ayuda.

¿Vale la pena? Sin duda. FIFA 15 hoy es el mejor juego de futbol disponible gracias a su nueva IA, gráfica y posibilidades, que incluye a las mejores ligas del mundo incluyendo la chilena, pero dejando fuera al Brasileirao.

Lo siento PES, tu tiempo ya pasó.

Anuncios

Destiny: El Juego del Año Que Ya Está Ganando Enemigos

1377131650-destiny-07

Destiny sigue rompiendo records en la historia de los videojuegos. A las hordas de fans y jugadores que han pasado días sin dormir por su adictivo sistema de MMO que mezcla campaña, rol y multiplayer online, ahora comienzan a aflorar las primeras críticas y detractores. Y esta vez en masa.

Tras algunas semanas al aire, analistas y también los más acérrimos jugadores ya comienzan a cansarse un poco del shock de Destiny. Si bien muchos fans agradecen su parecido en el estilo y jugabilidad que mostró Halo, otros consideran que el título es una copia evolucionada de la saga que hizo famoso a Master Chief.

Sumado a esto, Destiny no estaría agradando a sus seguidores debido a una historia algo simplona, que fue puesta como accesorio para justificar una larga campaña, tan larga que incluso comienza a hacerse repetitiva y que con el paso de las horas o días, sólo presenta gigantescos aumentos de dificultad en acabar con los enemigos… pero nada más que eso. De hecho en etapas finales, algunos jugadores han reclamado que el malvado de turno sólo cae tras media hora de recibir disparos sucesivos, algo que raya en lo ridículo y otros, los más fanáticos, han puesto en alerta a los players, sobre la dificultad de alcanzar ciertos objetivos y reliquias que superan las capacidades de un usuario promedio, lo que está haciendo que algunos abandonen Destiny y se rindan.

Adicionalmente a lo anterior, a Bungie ya le han llegado sus buenos azotes de parte de la comunidad Destiny debido a inestabilidad de sus servidores, los que han hecho que miles de jugadores salgan expulsados de los juegos online y también a aquellos que jugando campaña, pierden todo lo avanzado al ser desconectados sin motivo. Algo que acrecienta una fuerte falla en el diseño, ya que cuando están en modo campaña, no se puede pausar ni tampoco apagar, simplemente tienes que terminar o comenzar de nuevo, lo que resulta francamente molesto.

La compañía al menos no hace oídos sordos y esta semana liberó un parche para mejorar la estabilidad del sistema y también, suavizar un poco la adversidad de algunas etapas claves tanto en la Tierra como en la Luna.

Las Razones de Porqué Destiny es el Juego del Año

Destiny-GI-Cover

Destiny se ha convertido en el fenómeno de la década (y podría ser de la historia) de la industria de los videojuegos. 5 años de desarrollo, US$ 500 millones gastados, 500 personas trabajaron en levantarlo, fue testeado por 4 millones de jugadores… Y demoraron 1 día de venta en recuperar lo invertido.

Con una campaña publicitaria y digital nunca antes vista, está claro que si no estás “en modo Destiny”, no eres nada.

Hasta el momento las críticas sólo han ensalzado la apuesta de ActiVision (editores de Call Of Duty). 150 premios y nominaciones durante sus presentaciones públicas y decenas de miles de fanáticos que hicieron cola durante la noche previa al lanzamiento (9 de septiembre de 2014), para ser los primeros en llegar a casa y pasar el día jugando online.

Bungie, quien fue la musa inspiradora y la responsable de dar vida a la saga Halo para Xbox y Xbox 360, tras su separación de Microsoft, firmó un contrato multimillonario por 10 años con ActiVision, para asegurar al menos tres secuelas más del juego, que mezcla de una forma magistral, una campaña excitante, un multijugador dinámico y un juego de rol, que nos hace recordar los mejores momentos de Elders Scroll Oblivion y del incomprendido Mass Effect.

Más allá de hablar de lo que todos ya saben, es bueno poner énfasis en algunas cosas que son parte del análisis profundo que pocos han dimensionado: La forma en cómo Bungie pudo crear este universo envolvente que alguna vez quiso transformar para Halo, pero que finalmente quedaron en buenas intenciones.

Música

La banda sonora está en las manos del talentoso Martin O’Donnell, quien compuso una hora de música, junto a Michael Salvatori. Paul McCartney también contribuyó en las partituras, las que se grabaron entre 2013 y 2014 en Abbey Road Studios.

Tras finalizar el soundtrack, O’Donnell fue despedido por Bungie, pero su legado es feroz. La música energizante, envolvente, estremecedora, recuerda los mejores pasajes de Halo 3 y Halo Reach, cuando en el fragor de la batalla, las melodías al estilo concierto ayudaban a crear sin lugar a dudas una experiencia épica que pocos jugadores han podido olvidar. A tal punto que Halo 3 fue en su minuto la banda sonora de un videojuego más vendida del mundo y ya en foros de discusión se está pasando el dato de cómo conseguir la de Destiny.

Jugabilidad e IA

Para los habituados a Halo, el tomar las armas de Destiny será completamente natural. Los poderes especiales son fáciles de invocar, el manejo del fuego ante oleadas de enemigos también. Se agradece que siempre existan recursos (aunque escasos) para mantener un poder de fuego que está al límite pero que es difícil que te deje en cero. Ciertos tipos de enemigos dejan en el suelo cargadores para tus armas principales tras una fuerte escaramuza, por lo que luego de la masacre, hay que recorrer el campo para recogerlas.

Destiny_09

En cuanto al mapa, prácticamente sin errores, deja espacio para que cada recoveco, caverna o acantilado sirva para posicionarse y jugar al francotirador, con el objetivo de despejar la zona antes de avanzar, si juegas en modo campaña.

La IA de Destiny es sorprendente y demuestra que el centralizar la jugabilidad en sus servidores, resulta mejor que hacerlo en cada consola. No es un juego en streaming, pero sí mucho del comportamiento de los enemigos y el posicionamiento de tropas, son claramente comandados externamente, hecho que permite que el juego estudie tu manera de desenvolverte en el mundo Destiny y con ello vaya aumentando la complejidad y la “inteligencia” de tus oponentes.

Por eso, ya no es raro ver que ciertos enemigos que están posicionados a larga distancia, no caminen haciendo un recorrido establecido (patrulla) o dando vueltas elípticas, lo que servía antes para poder abatirlos sin mucha dificultad. Destiny de hecho, tras tus primeras 3 horas ya tiene claro cómo juegas y hace que los adversarios en modo campaña se comporten en el enfrentamiento en la forma que más te complica jugar, lo que hace que sea un desafío, más que pasar el rato.

En cuanto a vehículos e historia, Destiny también basa mucho de su desarrollo en Halo. Tienes una inteligencia artificial que te acompaña y te guía durante el desarrollo de la campaña. Puedes robar y usar vehículos de tus enemigos y sumado a eso, con el paso de los niveles de experiencia, puedes ir equipando a tu personaje (elegible entre 3 razas diferentes) con armadura, armas, talentos y poderes especiales. Por lo mismo, en el modo multiplayer (otro universo aparte) las diferencias entre un enemigo nivel 20 versus uno de nivel 6 (equivalente a unas 3 o 4 horas de juego) es sencillamente brutal.

Es Destiny, No Halo

Para jugadores algo viejos y avanzados que tuvieron la suerte de jugar Xbox y Xbox 360 y que han pasado por toda la saga Halo, hasta antes de Destiny existía una especie de depresión por la salida de Bungie desde Microsoft, algo que quedó completamente ratificado con Halo 4, una plástica y muy mala secuela de la trilogía original y que dio inicio al menos a 3 más que se vienen para Xbox One.

Lo que no tiene hoy Halo, lo tiene Destiny y que es lo que vuelve locos a los jugadores: Corazón y mística. Los diseñadores logran con Destiny colocar al jugador como el centro de la trama y de los destinos del universo. No eres una persona que maneja al personaje para lograr un objetivo: Tú eres el personaje, tú estás dentro del mundo, tú eres el que debe convertirse en leyenda y terminar el juego con el máximo honor y experiencia. Si bien la historia del modo campaña está bien direccionada, existen ciertas decisiones que tomas durante el tiempo de juego que pueden ayudar a mover la balanza a favor o no de adelantar el desenlace.

Pero Destiny no es Halo. Se parece mucho en su estructura y en su ADN, lo que fascinará a los jugadores de PlayStation quienes por años miraban con desdén a su competencia y cómo millones de fanáticos gozaban con un juego exclusivo que los hacía sentirse parte de una cofradía.

Destiny universalizó el motor de Halo, su IA, su jugabilidad y su ADN. Expandió sus horizontes hasta niveles ilimitados, con más de 12 horas de campaña (que incluso perfectamente pueden llegar a 18 o 20), un modo multijugador en línea masivo bestial y adrenalínico y también, una historia interesante (aunque no es lo mejor) que si bien abandona el concepto de superhéroe con que se levantó a MasterChief, pinta claramente para que sea el comienzo de una saga que podría terminar siendo épica con los años.

Está claro que Destiny es un gran arranque, como lo fue Halo Combat Evolved. El juego está generando millones de fanáticos, jugadores online por toneladas, críticas benevolentes y un ejército de seguidores que tras esto, querrán más. No se me ocurre cómo podrían ya superar este universo, que definitivamente es el más apoteósico y masivo jamás creado en la industria del entretenimiento digital. Pero es posible que Bungie y ActiVision ya lo tengan claro.