Sony Ericsson Xperia X8: Un Smartphone con Ripios pero Al Alcance de Todos

Revisado por Mundo Digital durante enero y febrero de 2011No hay duda que Android es el sistema operativo de celulares más importante y el de más rápido crecimiento del mercado. Su facilidad de adopción y las regalías que ha entregado Google a los fabricantes, ha ayudado a desbancar rápidamente a los grandes actores del mercado y amenaza con volverse una pesadilla comercial incontrarrestable, como lo es hoy Windows en computadores personales.

Entre la gran gama de ofertas de marcas, destacamos el nuevo Sony Ericsson Xperia X8 (conocido también como el E15a), que llegó recientemente al mercado nacional.

Cuenta con pantalla de 3 pulgadas, procesador de 600mhz, memoria interna de 128MB y soporte externo para MicroSD HC de hasta 16GB, lo que aumenta su potencial. Su sistema táctil permite escribir en teclado QWERTY virtual con soporte en varios idiomas, y sus características adicionales como GPS, Wi-Fi, acceso a 3G y cámara de 3,2 megapixeles, lo convierten en un equipo muy accesible e interesante, especialmente por el adecuado precio con que fue insertado al mercado, hechos que lo convierten en una de las mejores alternativas para quienes buscan su primer Smartphone.

Lo bueno y lo malo

El hecho que este modelo acepte Android 2.1 es una gran ventaja: manejo avanzado de Bluetooth, acceso simple y fácil a millones de aplicaciones gratuitas en Android Market, simplificación y administración de redes sociales en programas descargables, son sólo algunos detalles que hacen de este teléfono una delicia. Su tamaño y peso son bastante adecuados: ni tan pequeño, inmanejable y molesto como un X10 mini, ni tan grande, sobrio o sofisticado como un iPhone. Es correcto, eficaz y se nota bien hecho.

Por otro lado, tiene varios ripios que son de total responsabilidad del fabricante, debido a su pésima decisión comercial de no explorar la actualización hacia Android 2.2: no acepta Flash y tampoco es posible manejar ni administrar los archivos de la memoria del teléfono. Esto significa que es imposible poder personalizar timbres o tonos de alerta si no están en las carpetas predeterminadas del sistema, muchas de las cuales no linkean nuevos archivos desde la tarjeta de memoria (un buen truco para solucionar esto, es colocarlos todos en la carpeta Bluetooth e ingresar a ella a través de Biblioteca de Música. Sí, es enredado, pero funciona).

En Chile por el momento sólo está disponible la versión en negro del teléfono aunque está en 5 coloresEl manejo de emails tampoco es muy fantástico. Si bien se conecta muy bien a servicios como Yahoo, Hotmail, Gmail u otros habituales, los correos corporativos con seguridad en autenticación de correo saliente, tienen dificultades. El X8 incorpora la aplicación Roadsync para solucionar estos inconvenientes y usar allí tu email corporativo, pero sólo está diseñado para servidores basados en Exchange. Los que trabajan sobre POP y SMTP sonaron. El email propio del teléfono no admite personalizar firmas, no actualiza el servidor cuando borras mensajes y muchas veces al pedir notificaciones, te da falsos positivos con emails que tienes hace meses guardados en tu bandeja de entrada. Aún así, en lo básico funciona bien.

El reproductor de música también tiene sus ripios. Otra vez la estrategia comercial funciona en contra, ya que para darle un mayor impulso a nuevos productos Walkman basados en Android, como el Xperia Yendo, el X8 no cuenta con ecualizador, encadenado de canciones, ni control de volumen. La música se escucha tal cual, aunque debemos decir que la calidad de los audífonos ayuda mucho, ya que son bastante buenos. La solución podría venir en algunos meses más cuando Nullsoft entregue la versión final de Winamp para Android que hoy es un beta que funciona casi igual de austero que el reproductor del teléfono.

En cuanto al manejo de llamadas, resulta bastante difícil, especialmente para los que abandonan un teléfono poderoso no Smartphone como el W995. El X8 no cuenta con marcado por voz (muy importante cuando conduces), tampoco tiene posibilidad de grabar las conversaciones telefónicas y lo peor, no incorpora el sistema de llamada por marcación rápida, que en otros teléfonos sólo con hacer un click por un segundo sobre el teclado del 1 al 9, llama a tu lista rápida. En vez de eso, hay que ingresar a agenda, invocar lista de favoritos, click sobre el favorito ya registrado y luego elegir cuál de los números quieres usar: 4 pasos de más, versus uno sólo que existía antes. Un dolor de cabeza si vas sobre un auto, realmente un dolor de cabeza.

En cuanto a la pantalla, funciona bien, pero no es tan perfecta como un iPhone. Si bien el tap se basa en la lectura del dedo y no sobre la presión que haces sobre la pantalla, esta a veces se pone tonta, no es muy precisa en los movimientos y, especialmente en el uso del teclado virtual, comete muchos errores de precisión, que los soluciona a medias con la escritura predictiva.

La cámara es bastante correcta aunque podría ser mejor. Para abaratar costos, el sensor fue disminuido en comparación con su primo X10 Mini. Es de sólo 3,2 megapixeles, en vez de los 5 del X10 mini y los 8.1 del W995 (teléfono Walkman lanzado el 2009). No posee reconocimiento de cara, sonrisa ni enfoque automático digital como en el X10 mini, pero a pesar de eso, toma fotitos muy correctas, que más bien están pensadas para interactuar en redes sociales y no para hacer un registro personal de tus vivencias.

Otras cosas a destacar en su programa Timescape, que reúne en una sola aplicación Facebook, Twitter, LinkedIn y trabaja como centro de mensajes, ya que avisa mediante ventanas bidimensionales llamadas perdidas, emails y mensajes de texto. Hace 1 año cuando se lanzó el primer Xperia con Android 1.6, este sistema era el gancho primordial de esta serie de teléfonos. Ahora con la irrupción de administradores de redes sociales gratuitos, como TweetDeck, Timescape es una alternativa, que a veces es un poco molesta, ya que el exceso de información hace que se desplieguen muchas ventanas, lo que resulta un fastidio poder revisarlas todas, a no ser que estés todo el día leyéndolas. Y en cuanto a la radio, sería el único y verdadero punto conflictivo: se pega con facilidad al momento de actualizar la señal y hace que el teléfono tenga tendencia a colgarse si por error abres el reproductor multimedia.

Conclusión

Un teléfono muy respetable, interesante, bastante estable (le he sacado el jugo hasta con 4 aplicaciones simultaneas, y si bien tarrea un poco, no se cae), cómodo, con una batería que dura lo que corresponde para un equipo de estas características (casi el doble de un X10 Mini). Es el compañero ideal para los que iniciamos esta aventura de estar hiperconectados en cualquier lugar y momento de la mano de un Smartphone, que en este caso, además, es bastante accesible por el precio.

¿Recomendable? Por cierto y sólo si viene cargado con Android 2.1. Si viene con 1.6 actualízalo ya mismo.

Anuncios