Se le Acaba la Vista a Windows con el Nuevo Windows Seven


w7 En la última versión de la PDC (Professional Developers Conference) Microsoft
presentó su primer Beta del sucesor de Windows Vista. El sistema cuyo código de desarrollo es Windows 7 (Windows Seven), promete solucionar todo aquello que se odia de Vista: Pésima organización, nada de intuitivo, absorbedor de recursos, lento como una mula en Consultorio Público de Salud en Paro, poco eficiente como funcionario estatal y absolutamente molesto por su exceso de advertencias para arrancar una operación.

Los desarrolladores de Vista públicamente prometieron (como en cada versión de Windows), más velocidad, más disponibilidad, más robustez y una mejor organización y administración de recursos. Esto tal vez suene a “vamos a lanzar el que debió ser siempre el sucesor de Windows XP y luego nos suicidaremos por el error cometido con Vista”. Suena chistoso, pero no tanto si se revisan las palabras de del arquitecto de Windows 7, Ray Ozzie, quien busca desesperadamente “descomplicar” al monstruo que se ha convertido Windows y junto a ello, entrega palabras tranquilizadoras como “Windows 7 busca convertir en algo más fácil y rápidas las tareas que hacemos todos los días y está listo para hacer cosas nuevas”.

De todas maneras no hay que confiarse con Microsoft. Es sabido que cuando se inician los proyectos de manera exitosa, terminan siendo un fiasco. Si no creen, les recuerdo la historia de Vista que comenzó siendo el primer sistema operativo que incluiría información meta semántica en los archivos, la que jamás pudo ser incorporada por falta de tiempo en el desarrollo. Esto se sumó a la imposibilidad de compilar un código que en la versión pre beta de Vista, pesaba casi 5 GB, lo que hizo que el proyecto completo estuviera a punto de fracasar y de paso, le terminara costando el puesto al padre de Windows, Jim Alchin (historia).

Tal como ocurrió con los fiascos Windows 98, Windows ME y Windows Vista, Windows 7 promete lo mismo que siempre ha querido Microsoft: Hacer algo conectado, estable, veloz, simple y seguro. No lo han logrado jamás. Lo que sí, al menos, existe una esperanza: Ozzie es un genio y sabe perfectamente lo que busca el consumidor. Él piensa al revés de los ejecutivos antiguos de MSFT, quienes sienten que la compañía debe dictar los rumbos de la computación mundial y no los usuarios que quieren algo mejor a lo que se les entrega. Ozzie en cambio no tuvo ni una gota de temor para afirmar que el compromiso de sus desarrolladores es hacer un Windows que funcione con menos de 1GHZ de procesador y menos de 1GB de Ram. Y con ello, también buscan tranquilizar a la comunidad mundial de desarrolladores que invirtieron millones en software para Vista. Windows 7 basará su arquitectura en el obeso y desproporcionado sucesor de XP, pero no se comportará como hasta ahora (a rezar se ha dicho).

La tortura supuestamente acabará el primer semestre de 2010, cuando Seven vea la luz. Sólo allí el mundo respirará tranquilo y podrá migrar de XP. Si no lo logra, Microsoft estará obligada a reconocer que su mayor fracaso será no poder superar al que ahora es el mejor, más estable y más seguro sistema operativo hogareño de la historia: Windows XP SP3

Dato monstruo-comercial: No habrán dos versiones de Seven, como es en el caso de XP. Se mantendrá la mala costumbre que impuso Vista con sistemas operativos para el papá, la mamá, la abuelita, el gato, el auto, para el ovni, con compatibilidad, sin compatibilidad, con o sin bebida, con más o menos endulzante y posiblemente también haya una versión “Ultra Premiun Real Fucking Ultimate Best Ever and Ever, Oh My God Give Me More”, para los que les gusta que el disco duro les explote con cosas que finalmente nadie necesita.

Let’s Talk About Money, como dijo Simply red

Anuncios

JVC Everio GZHD3: Buena Alternativa Para los que Buscan Ingresar al Mundo High Definition

JVC_GZ-HD3_Vanity_350 Debo reconocer que la calentura por la alta definición me bajó hace casi dos años cuando tuve la oportunidad de colaborar casi dos meses junto a un realizador de videos, quien gracias a un trabajo solicitado por uno de mis clientes, compró y financió su primer estudio en alta definición. Trajo directamente de Estados Unidos a través de Videocorp, una hermosa cámara profesional Sony de 3CCD de 1MP, con lente gran angular y soporte para cinta DV. Nunca imaginé que las imágenes capturadas se terminaran viendo mejor que la misma realidad. Desde ese momento capté que la Alta Definición era otra cosa y que era necesario comenzar a preparar el cambio. Y esa fue mi primera estupidez.

Cuando estuvimos con mi señora en Estados Unidos por nuestra Luna de Miel, decidimos comprar nuestra primera cámara de video. Estaban claros los criterios para ambos: compacta, de marca reconocida, ojalá no armada en China, con soporte mundial, buena óptica y grabación de archivos en disco duro. Nada de cintas.

Comenzamos a buscar y la sorpresa fue mayúscula: primero, las cámaras de video costaban la mitad que en Chile (al igual que las fotográficas) y segundo, la diferencia de precios entre una de resolución tradicional y una que grabara en Alta Definición (HD), tampoco era algo prohibitivo o impresionante.

Fuimos entonces a la tienda donde todos compran electrónica: Best Buy. Para nuestro asombro, allá atienden demasiado bien, no te echan del local al momento que te toca el cierre y cuando un vendedor tiene dudas, llama a dos compañeros más y a su supervisor, quienes en grupo buscan soluciones en un sistema interconectado que posee la compañía. Bajo ese tremendo soporte, a ojos cerrados nos recomendaron la que en ese momento era la mejor y más barata cámara de video, la JVC Everio GZHD3.

El sistema tiene un disco duro incorporado de 60GB que garantiza grabaciones de 1080i de resolución hasta por 7 horas y de 1080p con algo más de 5 horas. Nada mal.

Su óptica es Kónica Minolta gran angular que captura nativamente en formato 16:9, o sea, está diseñada para ser reproducida en pantallas planas.

100% fabricada en Japón, el equipo posee zoom hasta x200, zoom x10 óptico, captura de audio stereo en HD, posee un sensor de imagen de 3CCDy sistema de almacenamiento híbrido ya que, además, soporta 32 GB de memoria adicional en una tarjeta SD de alta velocidad. Saca fotos, posee sistema de asistencia al enfoque, ampolleta para iluminar lugares oscuros, obturador y ajuste de imagen por escena o tipo de grabación y una gran cantidad de conexiones: micrófono profesional externo, USB 2.0, i-link FireWire, HDMI, Súper Video y un multipuerto muy pequeño que deriva en un cable RCA AV + videocomponente.

Todo bien hasta ahí. La camarita costó US$ 1000, que al precio del dólar en esos momentos, era algo así como $ 430.000. Regalado. Nos agregaron 3 años de garantía adicional con cobertura mundial, bolsito de rigor original y dos baterías adicionales. Para llorar.

La primera grabación con el sistema fue un desastre. Los colores oscuros, imágenes granulientas, exceso de movimiento y al momento de hacer paneos, claramente la capturación era borrosa y saltarina.

Guardé absoluto silencio o de lo contrario sería mi fin (de manos de mi señora) y tras revisar varios foros en la internet que demostraban amor total o bien odio absoluto por la cámara, investigué y aprendí a usarla. Tras eso puedo comentarles el veredicto.

La Everio GZHD3 es una gran cámara de alta definición para iniciados en el mundo HD, siempre y cuando se utilice de manera casi profesional para sacarle su máximo rendimiento. Esto es una complicación para muchos, pero les aseguro que al final es una salvación.

En modo automático, la cámara no logra ajustar el balance de blancos adecuadamente. Las imágenes salen con un contraste exagerado lo que hace que muchos sectores se vean quemados y la panorámica oscura. Su estabilizador de imagen ayuda pero no es maravilloso con muchas Sony Handicam o Panasonic, por lo que se recomienda no abusar del zoom máximo ya que el tiritón se nota y mucho.

Para solucionar el problema de los colores, haga como lo hacen los camarógrafos de TV. Lleve consigo un pedazo de papel blanco, encienda la cámara, fije la imagen sobre él con la iluminación del momento en que va a grabar y haga un “White balance” manual. Las primeras veces es realmente molesto hacerlo ya que no existe un botón directo para el proceso y para realizarlo, se necesitan tres pasos mediante el menú. Si hace este procedimiento colocando la cámara en “program”, inmediatamente los colores vuelven el obturador se ajusta y la captura y grabación de videos se torna algo realmente muy bueno.

La cámara eso sí tiene un gran inconveniente: no tiene un gran sensor para tomas nocturnas y definitivamente la función “night” es un desastre. A pesar de eso y en “program”, logra discriminar muy bien cuando está en exteriores oscuros y luego de un white balance manual, graba adecuadamente los lugares lúgubres de los iluminados. No es el caso cuando, por ejemplo, se decide hacer una grabación dentro de una casa, en una pieza o una sala con poca luz. En ese momento, las imágenes salen granuladas y no muy bonitas. Solución: mejore la iluminación a unos 100w por cada 5 mts2 y haga white balance manual, sumado a la función de aumento de exposición que es indicado con un ícono de un sol. Esto último puede hacer que los colores aumenten en su nivel de gama y saturación, pero no es algo extremo.

Hasta el momento, se podría decir que con dificultades, el equipo vale lo que cuesta. El problema viene cuando quieres editar. Por defecto la cámara incorpora el software Ciberlynk, que permite administrar los archivos capturados, los convierte y los edita. El grave inconveniente es que el programa es absolutamente básico, por lo que no es posible generar buenas historias terminadas por lo limitado de los efectos y las terminaciones. Otro de los graves fallos de la cámara es que JVC decidió crear su propia denominación de archivos para sus Everio. Para las tradicionales con disco duro, las bautizó como .MOB y para las HD las nombró .TOD. Un desastre, ya que no existe ningún software que sea compatible con TOD a excepción del que incluye la cámara, que gracias a un plug in interno que no comparte con terceros, el programa convierte los TOD en MPG2 HD para que sean editados.

Esto lo pude descubrir ya que junto con la cámara compramos el editor Pinnacle Studio 11 Ultimate, la versión profesional y casera del reconocido AVID. Studio 11 curiosamente si reconoce MOB, peroTOD nada.

Para solucionar el inconveniente hay tres soluciones: o gastas US$ 80 para pasarte a la versión 12 que sí incluye el soporte, editas porciones del video original en Ciberlink y luego lo terminas con Studio o bien, conectas la cámara al Firewire y haces que Studio capture la imagen para luego editar.

La misma gente de Pinnacle entregó una solución mejor. Dicen que si bajas un pequeño conversor este cambiará los TOD por MPG2, archivo nativo de Studio 11 para trabajar en edición de video.

Lo más probable es que con el paso de este y el siguiente año, si JVC tiene éxito en la venta de sus cámaras, TOD sea un archivo popular y contará con más programas para ser editado. Esperemos.

Resumen: Cámara buena, bonita, barata, compacta, entretenida y funcional. Graba correctamente en HD y es ideal para un iniciado que quiere aprender y registrar sus momentos a un bajo precio y con un resultado sorprendentemente correcto. Es muy dificultosa de operar para lograr su rendimiento óptimo y cuesta mucho editar sus archivos por su cero compatibilidad con el 99% de los programas tradicionales, pero si uno busca, hay soluciones.

¿La recomiendo?: absolutamente

Lee la revisión en Amazon y adicionalmente esta para informarte mejor