Nuevo SonyEricsson W580i: Grata Experiencia

w580i Tras haber sufrido algunas incompatibilidades con mi antiguo chip, comencé a usar el nuevo Sony Ericsson Walkman W580i y ha resultado claramente una grata experiencia.

Delgado, robusto, fácil de usar, interfaz conocida, rápido en respuesta y buena gráfica son algunas de sus buenas características. Otra de las mejoras que incluye es el reproductor Sony Walkman 2.0, el cual reproduce canciones en MP3, AAC+, WAV, Midi y hasta Windows Media Audio. Su interfaz es muy parecida a los reproductores Sony NWZ, por lo que resulta bastante fácil manejar la biblioteca musical.

Si bien es cierto que el equipo es un teléfono con reproductor multimedia, el fabricante pudo haber colocado algunos detalles más para que el equipo fuera perfecto. Por ejemplo, no cuenta con función de repetición de una canción, tampoco repetición AB y carece de analizador de espectro y posibilidad de agregar con un par de toques, las canciones favoritas a una lista de reproducción.

Claramente eso sí es un buen intento. El equipo se comporta estable y cuenta con buenos sistemas de procesamiento. Por lo mismo, no hay congelamientos ni saltos en la música cuando cambias de función o cuando te llaman.

Lo otro destacable son las aceptables fotos que saca su cámara de 2,0 megapixeles.

Su gran pecado: consume un exceso de energía. La batería en modo stand by no soporta más de 72 horas encendido, en modo conversación no se puede hablar más de 6 horas y en modo Walkman o radio, la energía se acaba a las 12 horas. No es muy conveniente si es que no tienes batería de repuesto o si andas con una tarjeta MicroMS de 2 GB donde tranquilamente puedes almacenar hasta 20 horas de música.

Este consumo se incrementa aún más en modalidad de videojuegos. El W580i incluye Sims 2… altamente adictivo

Anuncios

Nueva Cámara Sony Cybershot W80: EL FIASCO DEL AÑO

w80
Hace algunas semanas atrás y producto de una publicidad que convencería a cualquiera, decidí comprar una nueva cámara fotográfica digital Sony Cybershot W80. El equipo que cuenta con 7.1 megapixeles, sistema de detección de rostros, estabilizador de imagen, sensibilidad de hasta 3200 ISO, zoom x3, óptica Carl Zeiss Vario Tessar, pantalla de 2,5 pulgadas, un pequeño tamaño y peso y un nuevo procesador real de imágenes de tercera generación llamado Bionz, resultaba la combinación perfecta para lograr imágenes casi profesionales con sólo un clic.

Y bueno, el tema quedó sólo en eso.

El equipo desde el primer momento se comportó muy mal. En la función de foto automática o “inteligente”, el detector computarizado basaba el nivel de exposición a la luz por la cantidad de cuadros oscuros en la foto y no por la real cantidad de luminosidad del ambiente. Esto significa que al momento de sacar fotos al interior de una casa donde hay varias lámparas encendidas, parte de la foto sale quemada y los lugares oscuros se ven semi grises o simplemente con cuadros de otros colores, colo azules, amarillos y cafés. Este problema se presenta al sacarle una foto a personas que visten trajes oscuros o que su pelo es negro.

En cuanto a su estabilizador de imagen, el sistema deja mucho que desear. El estabilizador es electrónico y no óptico, por lo que los movimientos o tiritones naturales del fotógrafo son corregidos con ajustes de contraste, brillo y saturación computarizada para lograr así una foto más definida. No hay posibilidad que una foto salga… como una foto, ya que todas las tomas tendrán amplios lugares borrosos o irreconocibles.

La sensibilidad es de lo peor. Al momento de aumentar la exposición, los cuadros salen absolutamente pixelados desde las 400 ISO. De hecho, a niveles de 800, 1200 y 3200 ISO, las imágenes sencillamente parecen sacadas de un cuadro de Monet, uno de los mayores exponentes del impresionismo. De detalle, calidad, contrastes y definición, nada. Sólo cuadritos y mucha nubosidad.

En lo que se refiere a su velocidad de obturación, tampoco se comportó muy fantástica. Tuve la suerte de asistir a una demostración de nuevos camiones Scania en Brasil hace un mes y al momento de sacar varias fotos con camiones que no superaban los 40 kms en ruta, muchas de esas tomas definitivamente salieron corridas o “fuera de foco” como dice el comercial de Cybershot, ya que el sistema “inteligente” no fue lo suficientemente astuto para asignar una mejor velocidad de obturación.

Algunas otras cosas: El nuevo procesador de imagen quitó definitivamente la calidez a las fotos. Todas salen quemadas, excesivamente blancas o simplemente con colores muy fríos. Al ajustar manualmente la función de filtro de colores, las fotos más vívidas salían con colores cargados y demasiado brillantes, con una marcada tendencia a las tonalidades azules. El cuerpo de la cámara compuesto de plástico y aluminio tampoco es de lo mejor. La tapa de la batería comenzó a soltarse al abrirla y cerrarla unas 10 veces y el lente Carl Zeiss también presentó un leve afloje al mes de uso

Estuve revisando en la Internet, y sitios importantes como CNet le entregan una de las calificaciones más altas a este equipo. Sin embargo, el segmento del “Editor´s Review” de este portal es auspiciado por la marca, por lo que no tengo que adivinar el porqué no hablarán mal de ella. Usuarios de todo el mundo que son relativamente más exigentes, ya comenzaron a quejarse en masa por lo que califican de “verdadero fiasco” o “pérdida absoluta de dinero”, especialmente si tomamos en cuenta que esta cámara cuesta entre US$ 200 a US$ 250.

Los problemas serios de ambientación, procesamiento de imagen, excesivo ruido en las fotos, pixelación permanente, poca definición y mediocres resultados, están presentes además, en otras cámaras de la serie como la W90 (8.1 megapixeles), W200 (12.1 megapixeles), H7 (semiprofesional de 8,1 megapixeles) y H9 (semiprofesional de 12 megapixeles).

Resumen final

La nueva línea Cybershot W80 es un conjunto de buenas intenciones que sólo queda en el resultado final mentiroso que muestra su comercial televisivo. No es capaz de tomar fotos a alta velocidad, la calidad de sus imágenes es difusa, sucia y pixelada, la terminación final de la misma cámara es incómoda y se nota no muy prolija y en ambientes oscuros, donde se requiere gran sensibilidad y mejora en las tomas, definitivamente resulta un fiasco ya que el resultado final de las imágenes es absolutamente inferior a la anterior generación de cámaras Sony y para que decir de la primera del año 2005, donde los equipos de denominación P se lucieron con tecnología simple y adecuada.

Sencillamente la W80 es un fiasco y una pérdida de dinero asegurada. Para quienes buscan una cámara de fotos semiprofesional compacta que muestre resultados perfectos como lo dice el comercial, definitivamente no lograrán nada

Cómo se hizo esta medición

Durante 90 días utilicé la cámara W80 y tomé cerca de 600 fotografías. Todas las fotos se sacaron tanto con filtros, sin ellos, en condiciones de programa manual y sistema automático tal como lo muestra paso a paso el manual de operaciones. Los resultados finales fueron los descritos anteriormente. De hecho y pensando que la cámara estaba mala, decidí cambiar el equipo por otro. Las fotos siguieron saliendo igual de malas.

Resultado final

Gracias a pruebas fidedignas, donde pude mostrar en una pantalla la pésima calidad de las fotos, el jefe de sección de electrónica de Almacenas París del mall Parque Arauco y el promotor de Sony, convinieron que la mejor solución era devolverme el dinero y recibir la cámara usada. Agradezco que hayan sido atentos y caballeros al escuchar los argumentos y el haber entregado una solución que fue más allá de lo que dice la ley del consumidor.

Otro tema importante. Envié dos cartas al servicio de atención a clientes de Sony hace una semana y jamás obtuve respuesta.