Por qué Windows XP reporta una capacidad de disco duro inferior a la informada por el fabricante

Una pregunta que nos hacemos todos y que gracias a esta explicación por fin tenemos la respuesta. Muchas veces por no decir todas, cuando instalamos un disco duro nuevo en nuestro computador o simplemente compramos un PC nuevo, al momento de conocer la capacidad del disco duro este muestra una capacidad total muy inferior a lo que dice el fabricante del disco. En el caso, por ejemplo, de un disco de 80, Windows reporta un “Tamaño Total 74,5 GB”. Ante eso la pregunta salta de inmediato ¿A dónde diablos fueron a parar esos valiosos 3,5 Gb de capacidad desaparecida?

Un ingeniero en computación especialista de Uruguay explica la razón del porqué, y nos ayuda para que  cuando compres un disco duro, sepas que siempre será casi un 10% inferior la capacidad real que la informada y todo por culpa de las matemáticas.

Explicación: La determinación de capacidad del disco puede ser confusa ocasionalmente debido a los diversos estándares de la medida que se utilizan a menudo. Cuando el tratar de Windows y sistemas operativos MAC, usted verá comúnmente medidas decimales y medidas binarias de la capacidad de una unidad. En cualquier caso, la capacidad de una unidad es medida usando el número total de los Bytes (octetos) disponibles en la unidad. Mientras la unidad exhibe el número correcto de los Bytes (octetos) (aproximados), usted está consiguiendo la capacidad completa de la unidad.

Decimal contra binario: Para la simplicidad y la consistencia, los fabricantes de Hardware (entre ellos los de Discos Duros) definen un megabyte como 1.000.000 Bytes (octetos) y gigabyte como 1.000.000.000 Bytes (octetos). Esto es (base 10) una medida decimal y es el estándar de la industria. Sin embargo, cierto sistema BIOSs, FDISK y Windows define un megabyte como 1.048.576 Bytes (octetos) y gigabyte como 1.073.741.824 Bytes (octetos). Los sistemas MAC también utilizan estos valores.

Éstos son binarios (las medidas de la base 2).

Para determinar Capacidad Decimal: Una capacidad decimal es determinada dividiendo el número total de Bytes (octetos), por el número de Bytes (octetos) por el gigabyte (1.000.000.000 base que usa 10).

Para determinar Capacidad Binaria: Una capacidad binaria es determinada dividiendo el número total de Bytes (octetos), por el número de Bytes (octetos) por el gigabyte (1.073.741.824 base que usa 2). Esta es la razón por la cual diversas utilidades divulgarán diversas capacidades para la misma unidad. El número de Bytes (octetos) es igual, pero un diverso número de Bytes (octetos) se utiliza para hacer un megabyte y un gigabyte. Esto es similar a la diferencia entre 0 grados de centígrado y 32 grados de Fahrenheit. Es la misma temperatura, pero será divulgado diferentemente dependiendo de la escala que usted está utilizando.

Varios tamaños de discos duros y sus capacidades binarias y decimales

Tamaño en GB

Bytes (octetos) Totales Aproximados

Capacidad Decimal
(bytes/1,000,000,000)

Capacidad Binaria Aproximada (bytes/1,073,724,841)

10 GB

10,000,000,000

10 GB

9,31 GB

20 GB

20,000,000,000

20 GB

18,63 GB

30 GB

30,000,000,000

30 GB

27,94 GB

36 GB

36,000,000,000

36 GB

33,53 GB

40 GB

40,000,000,000

40 GB

37,25 GB

60 GB

60,000,000,000

60 GB

55,88 GB

74 GB

74,000,000,000

74 GB

68,91 GB

80 GB

80,000,000,000

80 GB

74,51 GB

100 GB

100,000,000,000

100 GB

93,13 GB

120 GB

120,000,000,000

120 GB

111,76 GB

160 GB

160,000,000,000

160 GB

149,01 GB

180 GB

180,000,000,000

180 GB

167,64 GB

200 GB

200,000,000,000

200 GB

186,26 GB

250 GB

250,000,000,000

250 GB

232,83 GB

300 GB

300,000,000,000

300 GB

279,40 GB

320 GB

320,000,000,000

320 GB

298,02 GB

Información gentileza de www.tqm.com.uy

Anuncios

Marc Gené, piloto oficial de Ferrari en Chile: La experiencia de haberlo conocido

Algunos podremos decir que tuvimos la suerte de estar cerca de un verdadero piloto de Fórmula 1 y para mí ese día fue hoy.

En Chile está de Luna de Miel nada menos que el tercer piloto oficial de la escudería Ferrari, el español Marc Gené, quien por instrucciones de la casa de Maranello, aprovechó de presentar la última joya de la casa italiana, el F430, que alcanza una velocidad cercana a los 315 kms/h y cuesta la friolera de un cuarto de millón de dóllares. SK Bergé, importador y representante de la marca espera al menos vender entre 2 a 4 de estas joyas en los siguientes 24 meses. ¿Es posible? Claro, en Chile tenemos empresario ricachones que pueden darse ese lujo a costas de postergar mejoras salariales para sus empleados ¿si o no Sebastián Piñera? 

Sigamos mejor.

A sus actividades maritales (ir con su señora a las Torres del Paine) y comerciales, Gené, participó hoy en una clínica automovilística para babosos estudiantes universitarios que corren en la Fórmula Fiat chilena.

Gené comentó a los asistentes acerca de su paso por Fórmula 1, la manera en cómo actúan las diversas fuerzas que condicionan a un monoposto que corre a casi 370 kms/h, la preparación física de un piloto, como son los diversos equipos que compiten, su nivel de profesionalismo y otros diversos temas.

El español tuvo tiempo para todo. Diligente, amable y bastante elocuente, llamó a los asistentes a nunca abandonar los estudios por las tuercas y de paso, comentó su propia experiencia, donde tuvo la capacidad de titularse y trabajar para Price Waterhouse Coopers (PWC, hoy comprada por IBM) tras titularse en Inglaterra, justo antes de ser fichado por el quipo Minardi, quien le dio la posibilidad de ingresar por la puerta ancha al circuito.

En el evento privado, tuve la suerte de estar con Gené, con quien compartí, conversé y agradecí su visita a Chile, ya que no es normal tener a este tipo de personas en nuestro país. Aprovechando la ocasión, pude consultarle algo que para los amantes del deporte tuerca nos tuvo muy pero muy desconcertados en la pasada temporada: ¿Qué diablos le pasó a Ferrari?

La respuesta no se hizo esperar: “simplemente puedo deciros que la razón fue que no fuimos capaces de construir un monoposto que fuera competitivo para esa temporada. Con los inmensos cambios técnicos dictados por la FIA para el anterior campeonato, tuvimos que rediseñar completamente el F2004 y lamentablemente no resultó como esperábamos”. De hecho, gené comentó que era imposible correr con el F2004 ya que sus características técnicas no eran compatibles con las reglas para la temporada 2005.

El piloto de pruebas y quien logró un 5º lugar en Monza siguió en su análisis: “Renault y McLaren hicieron lo correcto. Construyeron excelentes autos y lograron lugares de privilegio. Adicionalmente a ello, la obligación de correr sólo con un juego de neumáticos fue fatal. Michelin creó un diseño y un compuesto que fue capaz de responder de igual manera para toda una carrera sin grandes desgastes, mientras que nosotros que usamos Bridgestone, fue todo lo contrario”.

Ante este tema, Marc fue claro y responsable en su apreciación: “Lamentablemente fue imposible conseguir el compuesto adecuado. Probamos cientos de configuraciones y compuestos y nada dio resultado. Nuestro neumático rendía muy bien en el primer 30% del recorrido, luego iba descendiendo hasta convertir el auto en inmanejable. Lo bueno es que al menos en la temporada 2006 se volverá a usar el sistema de cambio de neumáticos y eso nos dará ventaja ya que aprendimos mucho de los errores de esta temporada que fue para olvidar”.

Gené comentó que si bien Ferrari consiguió el tercer lugar en el campeonato de constructores “lo que no es malo”, para el piloto “claramente resultó ser algo negativo ya que Ferrari está acostumbrado a ganar”

 

Finalmente, el tercer piloto oficial de la escudería del “Caballito Rampante”, manifestó a la audiencia que está absolutamente feliz en el puesto que ostenta: “He corrido como piloto titular en Minardi y les aseguro que ser el tercero en Ferrari es mucho mejor, porque es otro el nivel con que se trabaja. Además pude firmar por un año más y con un buen sueldo por lo que me considero un deportista feliz”.

Tuve la oportunidad de sacarme una foto con Marc.  Para conocer a Gené visita www.marcgene.com

Finalmente y aprovechando este espacio, quiero agradecer especialmente a mi mi amigo y “compipex” Juan Pablo Salgado, editor de Deporte Escolar de El Mercurio, quien me obsequió de cumpleaños esta gran oportunidad para un tuerca como yo. 

Teoría de la Conspiración

Tras los horrendos y reprobables atentados terroristas ocurridos el aquel fatídico 11 de septiembre en Estados Unidos, numerosas personas comenzaron a cranear ideas que rayan en la famosa “teoría de la conspiración”. La primera de ellas fue la que rodeó el misterio del tercer avión Boeing desaparecido, el que fue finalmente derribado por los propios secuestradores, al ver que los pasajeros se levantaron de sus asientos dispuestos a salvar la nave. Antes de conocerse la verdad, el mito más frecuente fue que el avión había sido derribado por misiles disparados a 350 kms de distancia por dos cazas F-16 de la USAF, lo que finalmente resultó falso.

La segunda gran teoría conspirativa gira en torno al ataque de la segunda aeronave que se estrelló contra el edificio del Departamento de Defensa de Estados Unidos, comúnmente llamado El Pentágono. Las bravatas febriles de muchos han cobrado una fuerza inusitada, a tal punto que al ver y escuchar sus argumentos, incluso llegan a ser respetables. Uno de ellos gira en torno a que el ataque al Pentágono fue una urdida y planificada acción del gobierno estadounidense y que el ala destruida del edificio fue derribada por un misil, posiblemente un Tomahawk y no por un Boeing 767, especialmente porque no se encontraron restos de la aeronave, que a 700 kms/h, fácilmente pudo haberse desintegrado junto con sus pasajeros.

Tú decides. Acá dejo un enlace para que veas una tremenda película en Flash que resume esta última teoría. Claramente magistral

http://www.pentagonstrike.co.uk/pentagon_sp.htm#Main

 Y para los que se quedaron con el ceño fruncido, acá está la explicación racional de porqué y como sucedió el ataque: http://news.uns.purdue.edu/UNS/html4ever/020910.Sozen.Pentagon.html

Ahora si quieres seguir profundizando, toma nota de otras teorías inventadas por frenéticas mentes estadounidenses. Búscalas en Google y tendrás horas de "divertimento":

Roswell y el Área 51 / La muerte de Marilyn Monroe / El asesinato de JFK (bueno, en realidad este merece la duda) / El asesinato Robert Kennedy / La muerte del hijo de JFK / La muerte de la novia de Edward Kennedy debido a que conducía ebrio / El desarrollo aeroespacial gracias a tecnología extraterrestre / Astronautas que vieron extraterrestres en la Luna / Montaje televisivo de la Nasa que recreó artificialmente la llegada del hombre a la Luna / Proyecto Majestic o MJ12, ideado por Harry Truman con el objetivo de monitorear actividad extraterrestre, establecer contactos con ellos, autorizar raptos de personas a cambio de entrega de tecnología / Que el SIDA y el Ántrax fueron creados en laboratorios de Estados Unidos con el objetivo de hacer prevalecer la raza blanca y aumentar la hegemonía del país del norte sobre Europa y Africa…

Como fue el Recital de Alan Parsons Live Project Tour en Chile

Ha pasado más de un mes desde que Alan Parsons y su grupo visitó Chile. Sólo algunos tuvimos la suerte de verlo y apreciarlo en vivo, y de lo que quedó en el aire esa noche durará posiblemente para siempre en el recuerdo de muchos.

El concierto que duró casi dos horas, se paseó por toda la carrera de Parsons y Woolfson, casi tan estructuradamente como lo es su disco de grandes éxitos de 1997  (The Definitive Collection). Tocaron todo lo que debían tocar y dejaron fuera lo que había que dejar. El grupo compuesto esta vez por músicos talentosos, de bajo perfil, pero con un gran currículum, estaba comandado por el a veces exagerado pero correcto cantante estadounidense P.J. Olsson, el baterista Steve Murphy (la verdadera revelación de la noche), el connotado guitarrista Godfrey Townsend, el tecladista Manny Focarazzo y el carismático y amable bajista John Montagna.

Tal como ha sido una tónica de Parsons durante toda su carrera como líder de su propio proyecto, la combinación de los músicos que acompañan sus giras y sus actuales álbumes claramente es el fuerte de cada experiencia. Si bien cada uno de ellos tiene sus fortalezas y debilidades en escena, el conjunto como un todo mostró un tremendo profesionalismo, una sinergia única, gran acople, cero fallas de coordinación y como no, una de las mejores amplificaciones que se haya escuchado en Chile. No por algo Parsons vino con un grupo de más de 15 ingenieros graduados en sonido, quienes fueron los “culpables” de lograr que un concierto en vivo se escuchara como una sesión de grabación en estudio.

Olsson mostró un gran histrionismo en el escenario, tal vez demasiado para las a veces calmadas, orquestadas y tremendamente profundas canciones de Parsons. Pero esa verdadera dicotomía o quiebre permanente que le daba Olsson al concierto es justamente lo que hace que el recital fuera una experiencia inolvidable y no un “Sessions at West 54th”. Sobre sus hombros descansó la responsabilidad de hacer olvidar la melódica, inquebrantable y fuerte voz de Eric Woolfson, quien fue el responsable de los mejores éxitos de Parsons durante 2 décadas: Time, Don’t Answer Me, o The System Of Doctor Tarr and Professor Fether. Sus saltos sobre el escenario, su comunicación con el público y una facha de superstar hizo olvidar a los treintones, cuarentones y cincuentones que estábamos en el recital para “adultos jóvenes”  y en vez de eso, hizo sentir que el concierto se acercaba más a la energía que despierta cualquier agrupación de moda. Su exceso de energía a veces le jugó en contra, especialmente en notas demasiado altas y profundas, donde en un par de oportunidades se quedó sin aire, pero eso es parte de un recital en vivo. Hasta Bono desafina a veces.

John Montagna fue otra grata sorpresa. Si bien le tocó interpretar dos canciones, una de ellas Days Are Numbers, su tono de voz y su tranquilidad única hizo que muchos se fijaran en su maestría de cómo manejaba el bajo. La sorpresa de la noche sin lugar a dudas fue Steve Murphy. Extraordinario al comando de las baquetas, virtuoso en los acordes y con una voz impresionante. Un digno sucesor de Lenny Zakatek, quien marcó prácticamente el 80% de los mejores álbumes de Alan Parsons y a quien se le caracterizaba por una voz de alto registro y fuerza inigualable. Canciones como Breakdown o Psychobabble fueron experiencias únicas que el público agradeció con más que encendidos aplausos de pié sobre sus sillas. Sencillamente lo mejor de la noche.

De Townsend nada que decir excepto que sus años de oficio tocando junto a grandes bandas que incluyen a Pink Floyd y al Pearl Jam lo avalaron para su show personal, que hizo que los algo empaquetados asistentes terminaran enloquecidos con sus constantes solos que se salieron de madre, y en buena onda. Focarazzo, lamentablemente tuvo un papel secundario. Un gran virtuosismo pero su protagonismo y su ubicación un poco alejada del centro de atención del escenario dio la sensación que estaba allí pero nada más. Si tuvo algunas salidas que también demostró el porqué estaba ahí.

Parsons y su grupo mostraron la vigencia de su música y la manera en cómo puede seguirse transmitiendo a nuevas generaciones. Su grupo que no superaba el promedio de los 40 años, se vio más que feliz tocando. Exudaban alegría y comodidad al interpretar cada una de las canciones que ya a los 15 minutos de recital, habían logrado desempolvar las chaquetas y corbatas de los que estábamos sentados. Finalmente tras la última canción tocada en el bis, Games People Play, la gente definitivamente se abalanzó sobre el escenario. Parsons, un hombre grande, gordo, viejo y excesivamente poco carismático mostró sus ojos brillosos de emoción y agradecimiento al ver que aún tiene seguidores incondicionales que aman a su música y de paso a él, quien claramente es el culpable de haber compuesto notables obras musicales que han sido parte de la bitácora histórica de la música mundial.

Tras el recital, tuve la suerte de estar con mi novia en la trastienda del Teatro Teletón, al que llegaron 1500 fanáticos que repletaron el recinto. Tras dos horas de espera, Parsons tuvo tiempo para conversar con los que lo esperábamos afuera, al igual que todo su grupo. Townsend tuvo la gentileza de regalarle a María José una de sus uñetas de acrílico, el cual estaba diseñada con un color azul holográfico y que en una cara decía “Alan Parsons Live Project Tour 2005” y por la otra su nombre y firma. Yo por mi parte tuve la suerte de estrecharles la mano a todos los integrantes de su banda y conseguir sus autógrafos para uno de mis discos. Montagna, Townsend y Murphy se sintieron agradados y sorprendidos por la calidez y el agradecimiento de los que estábamos ahí para decirles “good work boys”. ¿Y Parsons? Bueno, no fui capaz y tal vez no quise tocarle la mano, solo una palmadita en su brazo mientras lo miraba a los ojos para decirle “gracias por visitar mi país y tocar para nosotros”. Y claro, no quería que mi ídolo, mi semidios viviente de la música inteligente terminara siendo un mortal más. Tal vez quería que siguiera siendo en mi mente un verdadero mito o misterio. Tal vez no quería que fuera un hombre común, sino un recuerdo de alguien inalcanzable en mi memoria que está por sobre la temporalidad y que se mantiene en el recuerdo de la historia musical de mi vida. Gracias  a Dios y al regalo de mi novia que pude estar con él, conversar con él, y tener su firma en mi disco más preciado. Sólo es de esperar que nuevamente baje del Olimpo Musical para que nos deleite nuevamente y si eso es así, prometo estar nuevamente en primera fila como lo fue esta vez.

Para más detalles, en este blog podrás escuchar las mejores piezas de Parsons, sólo haciendo un clic los vínculos de la portada al lado izquierdo y también, podrás apreciar fotografías del recital en mi álbum de fotos.